InicioQuienes SomosEl C.I.M.Comision DirectivaGrandes ExpedicionesGaleria de FotosContacto  Si ud. es socio ingrese como usuario

Menu
MenuShow/Hide content
tree-T.gif Recomendanos
tree-T.gif Proyectos
tree-T.gif Relatos 2007
tree-T.gif Relatos 2008
tree-T.gif Relatos 2009
tree-T.gif Relatos 2010
tree-T.gif Relatos 2011
tree-T.gif Relatos 2012
tree-T.gif Relatos 2013
tree-L.gif Galería de Fotos
DiscusiónShow/Hide content
tree-L.gif Libro Visitas
NoticiasShow/Hide content
tree-T.gif Enviar noticia
tree-L.gif Archivo de noticias
Descargas y EnlacesShow/Hide content
tree-T.gif Descargas
tree-L.gif Enlaces
EstadísticasShow/Hide content
tree-T.gif Estadisticas
tree-T.gif Top 10
InformaciónShow/Hide content
tree-T.gif Tu cuenta
tree-T.gif Listado de Socios
tree-L.gif Listado de Waypoints

Visitas
 Agreganos a favoritos
 Haznos tu pagina de inicio
 
 

Visitas

Expedición Invernal Nevados de FAMATINA 2.010.





Expedición Invernal Nevados de FAMATINA 2.010.

Como todos los años, las vacaciones de invierno nos incitan a organizar alguna salida y, este año, decidimos, junto a mis compañeros de siempre, salir e intentar el Famatina de 6120 m.s.n.m. ubicado en la provincia de La Rioja, más específicamente, al pie de la localidad del mismo nombre.
Los Integrantes de dicha salida: Ariel Mercado, Guadalupe Molas, Carlos Pastor Rodríguez Lastra, Noelia Miranda y Martín Barros.

Las características de esta expedición fueron desarrollándose a medida que avanzábamos en la misma, esto dado las características de este invierno, el más crudo que haya vivido en mucho tiempo, con un agregado extra: el viento en Famatina fue de características DESCOMUNALES.
El primer escollo fue encontrarnos con una inusual nevada y suelo congelado en todo el trayecto de subida, hasta lo que sería el C1; agravado por el detalle de que en toda la quebrada del río Amarillo, éste se cruza en la ruta y desborda a medida que se congela, y toma parte de la ruta generando extensos campos de hielo... toda una aventura. Eso hizo que no pudiéramos completar la subida y nos quedáramos a 10 km, aproximadamente, de Cueva de Pérez y armáramos campamento para pasar la noche, ya que eran pasadas las 15:30 horas y en la quebrada el sol ya no calentaba.

Decidimos en ese momento no realizar porteos y, de una vez, llevarnos todo para arriba de acuerdo a un nuevo plan de avance. Salimos el día martes 20 de julio a las 11:00 horas y, lentamente, avanzamos para llegar a las 15:00 horas, aproximadamente, a Cueva de Pérez. Por suerte, nos encontramos con un campamento minero semi destruido, pero con unas habitaciones fundamentales, que nos permitieron cobijarnos. Es muy importante para los montañistas que mantengamos esto de la mejor manera posible, ya que es fundamental pues el mismo se encuentra a 3.800 m.s.n.m. Ahí decidimos quedarnos la noche del martes y del miércoles, y subir a La Mejicana (4.400 m.s.n.m.) el jueves.
La posibilidad de calentarnos al abrigo del hogar nos permitió derretir nieve sin gastar el gas que llevábamos. ya que teníamos poco.

El jueves 21 a las 11:00 horas, salimos hacia La Mejicana, llegando allí a las 14:30 horas. Una característica de estos días fue el intenso frio, acompañado con fuertes ráfagas de viento intermitentes e intensísimas. Y nos preparábamos para lo peor: a las 16:30 horas del jueves, después de comer una comida caliente y fuerte, ya instalados en uno de los cuartos que mejor están acondicionados como refugio, nos dispusimos a meternos en las bolsas ya que él frío era descomunal adentro del cuarto, y lo único que mitigaba esto eran las bolsas y el buen humor reinante, lo que hizo que las horas pasaran rápidamente.

 


Desde La Mexicana hacia el campamento La Lagunita.

Al otro día, a las 9:00 horas, empezamos a decidir cuál sería el paso a seguir, ya que en la tarde- noche el viento había sido él mas continuo y fuerte de toda la expedición, haciendo bajar muchísimo la temperatura. Es en estos momentos que te dás cuenta de la importancia de los refugios en las diferentes montañas, y de todo lo que debemos cuidarlos por el bien de este deporte tan hermoso y liberador de emociones.
Lo acontecido, sin entrar en detalles, para mí sentenció la salida hacia arriba; tenia frió y estaba cansado o saturado, pues había estado en el Quewar hacía un mes y medio; además, Guada también tenía ganas de bajar y él numero era correcto: dos para abajo y tres para arriba.
Nos dimos las suertes correspondientes y Noelia, Martín y Ariel salieron a buscar el C3 en La Lagunita, en donde, supuestamente, encontrarían el agua necesaria para ir a la cumbre; el viento había disminuido un poco y el sol animaba el espíritu. Con Guada nos fuimos a Cueva de Pérez a esperar la llegada de nuestros compañeros.

Lo más importante es lo que vivieron mis compañeros, a quienes el viento y el frió castigó durísimo!!, A ellos les costó muchísimo armar la carpa y, una vez adentro, tratar de sostenerla ya que el viento constante e intermitente a la vez, los levantaba con ellos y sus petates adentro!! La noche fue insoportable, el frió también y las horas interminables. Así es que, sin desayunar, al día siguiente decidieron bajar a mejor resguardo, llegando a Cueva de Pérez el sábado alrededor de las 14:30 horas.
Como siempre, el encuentro fue gratísimo y con mucha alegría además de hambre; menos mal que habíamos preparado comida de más, previendo una posible llegada de nuestros compañeros.
Estábamos todos a salvo, juntos y de buen humor, y eso era importante; diagramamos la salida para el domingo pues nos quedaban tres horas de bajada hasta la camioneta. La nieve había disminuido pero no así el hielo en el camino.
Todavía nos quedaba la odisea de bajar con la camioneta y con el agravante de que se congeló el gas-oil, y costó trabajo hasta que se regularizó la situación. Fue una atracción para los turistas que andaban más abajo en el camino, ver cómo la camioneta transformada en rompehielos avanzaba por los caminos congelados mezclados con el rio color ocre.

Hay muchas formas de contar una historia de montaña, ésta más que técnica, es un relato que quiere resaltar la belleza del lugar totalmente diferente a otras veces que he ido, con una fuerza de la naturaleza que nos hizo ubicar en nuestro justo lugar y dejando que guardemos las fuerzas para la próxima vez.
Lo importante es la alegría con que lo tomamos, lo bien que la pasamos y cada uno de nosotros se lleva una reflexión interior en lo que a desarrollo personal se refiere.

Hicimos cumbre...!!! Estamos todos sentados a la mesa festejando.

Hasta la próxima....ojalá se haga OJOS DEL SALADO.

 


Carlos P. Rodriguez Lastra
Socio A.M.C.









Copyright © por Agrupación de Montaña Calchaquí Derechos Reservados.

Publicado en: 2010-08-29 (3071 Lecturas)

[ Volver Atrás ]